Retrospectiva: La saga Toy Story


Con el anticipado estreno de la nueva película de Pixar, Lightyear, hoy desde TVLaint revisaré la saga de Toy Story, una de las franquicias más reconocidas y queridas por la audiencia en todo el mundo. 

Estas películas significan mucho para mí y tengo una conexión con estas desde muy pequeño, así que si discrepan negativamente con algún comentario y/u opinión que comparto, sepan que se trata una columna que expresa una opinión subjetiva y no una mirada objetiva con ojo crítico.

Toy Story

La película que revolucionaría el futuro de la animación para siempre.


En la década de los 90, mientras John Lasseter (fundador y exiliado del estudio Pixar) desarrollaba la tecnología de animación por computadora, se encontraba trabajando junto a sus compañeros en un largometraje cinematográfico. Pese a las limitaciones de la época, se preguntó que posibilidades podrían explorar para utilizar esta herramienta.

Como la tecnología no llegaba al nivel de hiperrealismo que está presente ahora, la solución era sencilla: Realizar una película protagonizada por juguetes de plástico. 

El director es un ávido coleccionista de diversos juguetes y siempre se preguntaba si estos cobraban vida mientras sus dueños no estaban. De ahí entra Toy Story, una película animada distinta a cualquier otra en su momento. Una buddy-comedy protagonizada por la enemistad de dos personajes de generaciones distintas: un vaquero llamado Woody y un astronauta llamado Buzz Lightyear.

Woody es el juguete favorito de su dueño Andy, y pese a su actitud egoísta y poca paciencia, si resulta ser un buen líder entre el resto de los juguetes de su dueño por su inteligencia y determinación. Sin embargo, todo cambia durante la fiesta de cumpleaños de Andy con la llegada de Buzz Lightyear, un juguete convencido de que es un verdadero guardián espacial, quien aparca toda la atención de su querido dueño. 

El mayor fuerte que ofrece esta a comparación de las otras entregas es la construcción de su mundo. Si bien, las otras películas intentan ser más grande con cada aventura, las situaciones que ocurren son más contenidas en esta historia. La gran mayoría de la trama ocurre en dos casas de un vecindario y todo a través del punto de vista de los juguetes, lo cual lo destaca de otras películas animadas que siempre tratan de tener una trama grande y épica.

Otro punto a favor son los personajes. Son carismáticos, graciosos y a la vez y entiendes la motivación de ambos personajes. Sus confrontaciones, los cuales causan que se alejen de su dueño, no son precisamente nuevas considerando que hay películas animadas que utilizan este arquetipo más seguido debido a la influencia de esta película (*ahem* La vida secreta de sus mascotas). 

Un punto en contra de esta película, más allá de la impresionante, aunque anticuada para estos tiempos, animación, es que su trama y personajes son más sencillos y simples, a contraste de sus precursoras que plantean conflictos más filosóficos e intrigantes. Se siente la más infantil en comparación, quizás de forma intencional, ya que estas película irían creciendo con su audiencia al paso del tiempo.

Aún con eso, Toy Story 1 sigue siendo una película espectacular. Tan memorable e icónica como atemporal. Es un excelente ejemplo de lo que se puede lograr con la animación y es reconocida como una de las mejores películas creadas, tanto en logro técnico como historia.

Toy Story 2

La secuela que casi no pudo (pero luego sí)


Originalmente planeada para ser una producción directa a video, la primera secuela de Toy Story pasó de ser una producción de animación tradicional de bajo presupuesta bajo el nombre de otro estudio a una película CGI con un estreno cinematográfico en muy poco tiempo. Había un problema: La película no era lo suficientemente buena.

Al enterarse de la producción de esta, Pixar insistió en comenzar desde cero la producción y retrasar la fecha de estreno, aunque Disney solo le concedió lo primero. El producto final es el resultado de muchas lagrimas y sudor de parte de los artistas del estudio, que solo tuvieron nueve meses en re-hacer la mayor parte de la película.

Pese a esta anécdota, si uno ve la película, no se daría cuenta que esta película pasó por este conflicto a diferencia de otras del estudio ("Valiente", "Un gran dinosaurio"). No solo resulta que Toy Story 2 es incluso mejor que la primera, una meta que parecía imposible, sino que es la mejor entre todas las películas.

Mientras Andy esta en el campamento de verano, Woody es secuestrado por Al McWiggin, el codicioso propietario de la Juguetería de Al quién colecciona muñecos para venderlos a museos. Buzz, el Señor Cara de Papa, el perro Slinky, Rex y Hamm saldrán al rescate de su amigo vaquero, mientras que Woody descubre un pasado suyo que desconocía: fue una estrella popular tiempo atrás y ahora estaría en rumbo a una exhibición de su colección en un museo de Japón.

Si el fuerte de la primera película era la construcción del mundo, acá definitivamente es la expansión de este. Alejándonos del vecindario suburbano, ahora vemos la ciudad, una enorme juguetería, un espacioso departamento y hasta un avión a punto de despegar.

La comedia también es muy fuerte, un chiste tras otro, sea un dialogo ingenioso o un gag visual, nunca falla en hacerme reír, a pesar de que la debo de haber visto mil veces. Y en ningún momento la comedia se siente apresurada o fuera de lugar.

Sin embargo, hay que destacar también que es más profunda que su predecesora. Los temas del miedo al abandono, el propósito de existir y la aceptación el cambio están presentes en todas las películas, aunque acá se encuentra de forma más activa y es esencial para el arco de Woody, quien tiene el dilema de volver con Andy y que sea olvidado o ser amado en una exhibición por miles de niños pero nunca jugado. 

Es una maravilla que una secuela tan bien pensada como Toy Story 2, demostrando que no todas las secuelas de una película exitosa son malas. Y en lo personal es mi película favorita de toda la franquicia.

Buzz Lightyear: La aventura comienza

No esperaban que la incluyera, ¿no?


El primer spin-off de Toy Story, y uno que Pixar no está particularmente orgulloso, porque fuera de su nombre, no estuvieron a cargo de la producción. Más que nada fue una producción de Disney, queriendo capitalizar en el gran éxito que fue el personaje astronauta, estrenando su primera película un año después de Toy Story 2.

Producida para estrenarse VHS y DVD, esta película es un piloto de la serie animada con la misma premisa, eventualmente duraría 1 temporada con 62 episodios y luego de unos años repitiéndose en los canales de televisión de Disney, quedaría en el olvido. Tanto así que ni siquiera con la anticipación del estreno de segundo spin-off/precuela? de Buzz Lightyear anunciaron que esta película o su serie llegaría a Disney+.

La película es una historia ficcionalizada enfocada en Buzz Lightyear y su vida en el Comando Estelar. Después de que su compañero Warp Tinieblas muere accidentalmente en una explosión en una Luna, Buzz quiere trabajar solo pero conforme transcurre su aventura conocerá nuevos amigos y aprenderá que trabajar en equipo te traerá buenas consecuencias.

La película ofrece un entretenido vistazo a lo que sería el mundo del personaje, enfocándose más en entretener a los niños fans del personaje, y en ese aspecto si logra que sea una película funcional. No busca tener dilemas complejos o una historia profunda, sino ofrecer acción y comedia como lo haría una serie animada matutina. En otras palabras, no quiere imitar a Pixar.

La animación es de buena calidad para el tipo de producción que es y los personajes, aunque no son particularmente memorables, si son lo suficientemente simpáticos. El guion también tiene uno que otro guiño apuntando a lo obvio que son algunos de los tropos de la historia (en particular una escena de re-encuentro que tiene Buzz con Warp en el segundo punto bajo de la trama).

No hay mucho más que hablar fuera de eso, la película entretiene aunque sea algo dispensable. Le tengo cariño nostálgico a esta producción y revisitarla hizo que pasara un buen rato. Afortunadamente puede mantenerse por su cuenta y no abusa hacerte acordar a las películas de Toy Story, más allá de alguna que otra referencia y un divertido prologo que tienen los personajes al inicio a punto de ver esta película.

Toy Story 3

La conclusión (original) de la franquicia.


Un (casi) final perfecto, la película que todo el mundo vio y amó en el 2010. Enamoró a la crítica, conquistó a los votantes de premios, es una de las películas más taquilleras de toda la historia. ¿Se mereció toda esa atención? ¿Acaso es tan buena? Sí, sin dudas.

Cuando su dueño Andy se prepara para ir a la universidad, el vaquero Woody, el astronauta Buzz y el resto de sus amigos juguetes comienzan a preocuparse por su incierto futuro. Todos acaban en una guardería donde comenzarán una serie de trepidantes y divertidas aventuras.

Toy Story 3 llegó en un momento en el que todos los chicos que crecieron viendo las películas anteriores crecieron. Por lo tanto, resulta en una experiencia muy emocional. Sin dudas, aunque tenga momentos livianos y cómicos, se siente como la más dramática y seria de todas las películas. Por ello recalco que su punto más fuerte comparando a todas las películas es su conflicto dramático.

Leí antes que esta secuela se repetía de la segunda, lo cual no me parece justa la comparación. Más allá de cumplir la predicción de que Andy crecerá y se olvidará de sus juguetes, todo el relato de los juguetes en la guardería y su escape es muy original. 

Además de que las motivaciones son distintas aquí; Woody piensa que regresar con Andy es lo correcto, más allá de que haya sido su favorito, él sabe que su lugar todavía es pertenecer con su dueño. Los demás juguetes, quienes creen que Andy quiso desecharlos, solo quieren ser amados y jugados por otros niños, sin temer a que sean abandonados.

Aún si vemos como Woody está en lo correcto, también entendemos la necesidad de los juguetes de dejar a Andy atrás y comenzar una nueva vida. Aunque luego descubramos que no todo es tan perfecto y bello en Sunnyside como lo mostraba Lotso, quien quizás es el mejor villano de la franquicia.

Lotso, a diferencia de El viejo capataz ("Oloroso Pete"), si tuvo una dueña alguna vez y fue su favorita hasta que tristemente se olvidaron de él y al regresar a su casa y descubrir que fue reemplazado, se volvió amargo y resentido y tomó lugar de la guardería, creando una jerarquía en la que él decide que juguetes merecen ser tratados bien y cuales no. Básicamente, lo opuesto a Woody si se hubiera vuelto un villano en la primera (y no, eso no le da "la razón").

Toy Story 3 construye un relato fascinante. Es oscura, pero mantiene vivo el espíritu y los temas que significan tanto a la franquicia: La búsqueda de uno sobre su lugar en el mundo y la aceptación al cambio, finalizando con una secuencia final tan emocional que es imposible no llorar incluso años después.

Es una gran conclusión....para la historia de Andy. No me molestaría si este hubiese sido el final definitivo de la franquicia, pero en Hollywood no se cree realmente en los finales definitivos. 

Toy Story 4

Ahora sí, el epílogo y final de la franquicia.



Considerada por muchos la oveja negra de la franquicia. La película "innecesaria". El cash-grab. Toy Story 4 vive de la sombra de su predecesora, y yo tuve esa misma expectativa que tuvieron los críticos y hasta los fanáticos más ávidos de la franquicia.

Sin embargo, mentiría si no dijese que aún con todo en su contra, Toy Story 4 sigue siendo una película maravillosa, incluso igual de excelente que las tres películas de Pixar. ¿Tenía que existir? No necesariamente, pero ninguna película tiene un por qué de existir, sólo lo hace. 

Por más que haya sido una comisión de Disney para generar más dinero, los artistas detrás de Pixar si se empeñaron por hacer la mejor película posible y no dejar con un guión a medias como otras secuelas que no llegaron a la altura de sus películas originales ("Cars 2", "Buscando a Dory", "Los increíbles 2"). 

Woody siempre ha tenido claro cuál es su labor en el mundo y cuál es su prioridad: cuidar a su dueño, ya sea Andy o Bonnie. Sin embargo, Woody descubrirá lo grande que puede ser el mundo para un juguete cuando Forky se convierta en su nuevo compañero de habitación. Los juguetes se embarcarán en una aventura de la que no se olvidarán jamás.

Muchos dirían que "contradice las otras películas", lo cual me parece un argumento ridículo. Woody se encuentra en una situación donde ya no es el líder. Bonnie, por más que quiso y necesitó a Woody en su momento, no es Andy, por lo que eventualmente encontrará otros juguetes e intereses como lo haría cualquier niña de su edad (no es que contradiga es final tan emocional, pero hay gente que no puede ver la película sin soltar las gafas de la nostalgia). 

Por lo tanto, Woody tiene que encontrar que es lo que le hace feliz, que es lo que quiere hacer con su vida. Su altruismo es admirable y hasta validado, pero que no sea a costo de su felicidad. De ahí el mensaje, tiene todo un mundo por delante y él tiene que aprender a independizarse y buscar que es lo que realmente quiere hacer con su vida. Esto es lo que hace que Toy Story 4 funcione en mi humilde opinión: En su mensaje

También está la adición del regreso de Betty (o Bo Peep), quien nunca fue un personaje muy llamativo en las anteriores películas. Aquí toma un rol más activo y una personalidad "action girl". 

Será resultado del Hollywood moderno que demanda mujeres fuertes e independientes, aunque pienso que, a diferencia de otras producciones recientes, Betty está mejor lograda, ya que su cambio se debe a su adaptación a un nuevo ambiente, donde ya no es más sólo juguete de una lampara, y si obtiene un arco en el que, si bien es ella la que le muestra a Woody que hay una vida más allá de ser amado por un niño, ella descubre por que él hace todo para que ningún juguete ni niño quede atrás, que hay juguetes a que necesitan un dueño y que vale la pena ayudarlos para que hagan felices a otros niños. .

La secuela subvierte las expectativas en algunos momentos y hasta rompen las reglas más veces de lo que han hecho antes, pero nunca es una contradicción completa como lo han sido otras secuelas más recientes (véase Wi-fi Ralph).

También destaco que en cada película la animación y tecnología iban mejorando muchísimo. Esta, sin embargo, es la más bella visualmente de todas las películas. Resulta curioso como la primera entrega que le costaba animar gotas de agua, y en esta tengan una hermosa y trágica escena de separación mientras ocurre una lluvia, con tanto realismo y detalle.

Sí es verdad que Buzz no tiene el mejor arco para su personaje y los demás juguetes podrían haber tenido un mayor rol en la película. Pero el film nos deja en claro que esta es una aventura centrada en Woody, y a través de la narración nos muestra su firmeza en no dejar a ningún juguete atrás, un enorme desarrollo comparando al vaquero egocéntrico de la primera.

Toy Story 4 no será un final que se haya pedido, no será necesaria, no será merecedora de "ese dichoso Oscar", pero no me cabe la menor duda de que, a diferencia de otras secuelas más recientes de Disney, Pixar intentó contar una gran historia más y llevar a estos personajes más lejos de lo que habían hecho antes, y creo que en eso tuvieron éxito.

Es una película con mucho corazón, tristemente repudiada por la nostalgia de una tercera película ya casi perfecta. Quizás con el tiempo la gente vea la película de otra manera, por que después de todo, las personas cambian y también sus aspiraciones.

Morde Gumball

Redactor y columnista en TVLaint.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.